LA IGLESIA Y LA ORACIÓN

Uno de los pilares fundamentales en todas las iglesias cristianas es la oración, una iglesia en la que sus miembros no tienen el hábito de orar será una iglesia débil, será una presa fácil del enemigo de nuestras almas, es por eso la gran importancia de la oración en nuestras vidas, si realmente somos creyentes genuinos y verdaderos la oración será uno de los pilares más fuerte de nuestra carrera cristiana.

En algunos diccionarios Bíblicos podemos encontrar algunas definiciones que nos ayudarán a entender un poco más su significado. Uno de estos diccionarios dice: “Es el ofrecimiento de las emociones y deseos del alma hecho a Dios, en el nombre y por la mediación de nuestro Señor y Salvador Jesucristo, (Jn 16:23-27). Otro dice: Es la comunión del corazón con Dios mediante el auxilio del Espíritu Santo, (Ro 8:26-27), y es para el cristiano la verdadera vida del alma. Sin ese espíritu filial nadie puede ser cristiano, (Job 21:15; Sal 10:4)” otro menciona que “Es cualquier comunión espiritual con Dios, incluyendo la confesión, petición, adoración, alabanza y acción de gracias… Es un recurso natural de los hijos de Dios.”

J. Huegel define la oración como: 

“El privilegio más grande que tiene el ser humano, y su gozo más preciado, puesto que por medio de ella mantiene comunión con su Padre celestial que es la Fuente de la Vida, y es también el medio más poderoso que el ser humano tiene a su alcance para triunfar.”

Charles Spurgeon decía que:

 “La oración es el delgado nervio que mueve los músculos de la omnipotencia.”

Creo que todas estas cortas definiciones nos dan una idea clara de lo importante que es la oración en nuestras vidas. En (Hechos 4:31) dice la escritura que cuando los apóstoles hubieron orado, el lugar en que estaban congregados tembló; y todos fueron llenos del Espíritu Santo, y hablaban con denuedo la palabra de Dios.

1. El ejemplo de la oración en la Biblia
Si nosotros hacemos un recorrido corto por toda la biblia encontramos a grandes hombres de Dios, quienes eran hombres de oración.

La primera oración históricamente registrada en la biblia es la que aparece en (Gn. 4:6) donde dice: Entonces los hombres comenzaron a invocar el nombre de Jehová. Antes de eso Dios se comunicaba directamente con ellos, ejemplo: Adán (Gn.3:8) y Caín 4:6. Pero si continuamos avanzando muchos años más adelante en el tiempo después del diluvio dice la escritura que Abraham intercedió ante el Señor en oración, sobre el juicio que Dios había determinado contra las ciudades de Sodoma y Gomorra en (Gn.18:23-33). Lo que observamos es que Abraham intercedía por las personas de esas ciudades.

Luego tenemos a Moisés orando por el pueblo, en (Ex. 32:30-35) para que Dios fuese misericordioso perdonándoles el pecado por haber hecho un becerro de oro. Otro ejemplo de oración es Josué. En (Josué 7:6) dice: que se postro en tierra sobre su rostro delante del arca de Jehová hasta caer la tarde, él y los ancianos de Israel… Las oraciones no eran de dos minutos, era hasta que llegaba la tarde, y no solo él, sino también los ancianos de Israel. (Este es un buen ejemplo para examinarnos y observar si nuestros pastores y líderes están orando juntos)

Y podemos seguir mencionando a Gedeón en (Jueces 6:11-28), Ana hablaba en su corazón (1Samuel 1:12-13), Los salmos están llenos de oración por el salmista David. Elías oro pidiendo fuego sobre el sacrificio (1 Reyes 18:36-38,) Eliseo oró y resucitó a un niño muerto (2Reyes 4:33-37), Nehemías oró y el corazón del rey se calmo, (Neh. 1:8-11), Daniel oró aun en contra del mandato del rey. (Dn.6:10), Jonás oró estando dentro del vientre de un pez. (Jonas 2:1) los creyentes del primer siglo oraron y hasta tembló el lugar donde ellos estaban congregados en (Hch.4:31) Pedro oró y resucitó a Dorcas de entre los muertos (Hch.9:40), Pablo fue un gran hombre de oración, Epafras oraba encarecidamente (Col.4:12) etc. Pero sobre todo vemos a nuestro Señor Jesucristo orando por largos ratos en (Mr.1:35), (Lc.6:12), Jesús en su humanidad sentía la necesidad de orar constantemente, cuanto más nosotros.

Ante todos estos ejemplos podemos hacernos la siguiente pregunta. 

2. Cómo debemos orar? 
En primer lugar: tenemos que mencionar que la oración requiere el uso de nuestros pensamientos que luego serán expresados en palabras, que van dirigidos a Dios el Padre, esa fue la manera en que Jesús mismo enseño a sus discípulos en (Mt. 6:5-13), ahora recordemos que este es un modelo de oración a seguir, no es para repetir las palabras ahí escritas, la repetición de un conjunto de palabras no lleva a ningún lugar, (Mt. 6:7) dice: y orando no uséis vanas repeticiones como los gentiles, que piensan que por sus palabrerías serán oídos, más bien este ejemplo es un orden a seguir. 

En segundo lugar: cuando oramos buscamos llegar a la presencia de Dios, al corazón de Dios, por eso nos dirigimos a él diciendo Padre nuestro que estás en los cielos, nuestra actitud debe de ser una de reverencia y adoración, cuando oramos también estamos adorando, Jesús dijo en una ocasión que el Padre busca adoradores que le adoren en Espíritu y en Verdad y la oración incluye eso, Pablo también hablo de la necesidad de orar en esa misma actitud en (Ef. 6:18) orando en todo tiempo con toda oración y súplica en el Espíritu , y velando en ello con toda perseverancia y súplica por todos los santos.

Y en tercer lugar: también tenemos que mencionar que nosotros oramos para que se haga la voluntad de Dios y no la nuestra, el verso 10 dice: Hágase tu voluntad, como en el cielo, así también en la tierra. En otras palabras nosotros no estamos para reclamar a Dios que nos de todo lo que queramos, sino que la oración es para que Dios supla nuestras necesidades diarias como el pan, vestido y techo, porque él mismo sabe que tenemos necesidad de todas estas cosas pero el nos pide buscar el reino de Dios y su justicia y todas estas cosas vendrán por añadidura. (Mt.6:33) y (1Tim.6:8) dice: así que teniendo sustento y abrigo, estemos contento con eso.

Como hemos podido observar Dios nos pide que oremos para que se haga su voluntad y en medio de ese proceso el lleva a cabo sus planes y a la misma vez provee de nuestras necesidades.

3. Por quiénes debemos orar?
Hay muchas cosas en la que los cristianos debemos estar ocupados orando, en (Santiago 5:16) dice que debemos orar unos por otros, para que seamos sanados, y también dice que la oración del justo puede mucho, esta es la oración que llamamos intercesora, cuando oramos por otros y no por nosotros mismos, en el verso 14 del mismo capítulo dice que debemos orar por los enfermos, y aunque no siempre obtendremos la sanidad por la que oramos, Dios se encargara de obrar según su voluntad. Debemos orar por las autoridades (1Tim.2:1-3) Exhorto ante todo, a que se hagan rogativas, oraciones, peticiones y acciones de gracias, por todos los hombres; verso 2. por los reyes y por todos los que están en eminencia, para que vivamos quieta y reposadamente en toda piedad y honestidad, verso 3. por que esto es bueno y agradable delante de Dios nuestro salvador. Y cuando dice por todos los hombres incluye a los inconversos para que Dios quite la venda de sus ojos y vengan a los pies de Cristo. 

También (Lc 6:28) dice que debemos orar aun por los que nos calumnian, la naturaleza vieja y pecaminosa siempre quiere estar en pleito, pero Dios nos dice que oremos por quienes nos hacen mal. Y la lista de peticiones sigue, pero no quisiera terminar este punto sin antes observar lo que Pablo pedía por sus hermanos en (Col.1:9-11) el Apóstol Pablo oraba para que estos hermanos fueran llenos del conocimiento de su voluntad en toda sabiduría e inteligencia espiritual, es decir que la persona obtenga entendimiento de los asuntos espirituales, que también obtenga buenos frutos para la obra de Dios, que crezca más en el conocimiento de la persona de Dios, y todo esto Pablo lo tenía presente siempre que oraba por sus hermanos, lo mismo le dijo a los (Fil 1:9-11). Y esto pido en oración que vuestro amor abunde aun más y más en ciencia y en todo conocimiento, para que aprobéis lo mejor, a fin de que seáis sinceros e irreprensibles para el día de Cristo, llenos de frutos de justicia que son por medio de Jesucristo, para gloria y alabanza de Dios.

Dentro de la iglesia misma hay muchas necesidades especificas para orar, debemos orar por la asistentica de los hermanos en la iglesia, por las necesidades económicas de las familias, por los jóvenes, por los músicos, por los maestros de escuelas dominicales, por los hogares, por los matrimonios, por las reuniones de damas y de caballeros, por los pastores, ancianos y diáconos de la iglesia, ministerio de trasporte, por hermanas de sala cuna, por evangelismo, por cada actividad que se lleva a cabo dentro y fuera de la iglesia. etc.

4. Debemos ser específicos
Otro punto más que debemos marcar en nuestras oraciones es que debemos ser específicos en lo que pedimos. Jesús dijo en (Mr. 11:24) por tanto os digo, que todo lo que pidieres orando, creed que lo recibiréis y os vendrá. Cuando oramos debemos ser lo más exacto como podamos, por ejemplo cuando vamos a un restaurante, no le decimos a la mesera tráigame un plato de comida, por favor, sino que le indicamos exactamente qué es lo que queremos comer, carne asada, ensalada, arroz, frijoles y café, también le decimos como queremos el café, si lo queremos negro o con leche, también le decimos como queremos la ensalada, si la queremos sin salsa o con salsa. 

Aunque entendemos que Dios sabe lo que está en nuestra mente y sabe lo que vamos a decir aun antes de pronunciar las palabras, debemos ser específicos y esperar en la voluntad de Dios la respuesta a nuestras oraciones, también no nos olvidemos que nuestras oraciones deben ir acompañadas con acciones de gracias. (Fil. 4:6) dice: por nada estéis afanosos, sino sean conocidas vuestras peticiones delante de Dios en toda oración y ruego, con acción de gracias, darle gracias a Dios por los nuevos creyentes, por las provisión de nuestras necesidades financieras, por la protección y cuidado, por la salud, por todas aquellas cosas que a diario recibimos de Dios. 

En cortas palabras podríamos resumir este punto diciendo, hagamos oraciones especificas, para obtener respuestas especificas y así podamos dar acciones de gracias especificas.

5. Algunas razones por las que debemos orar.
1. Por que la oración es un mandato de parte de Dios para sus hijos.
(Lc. 18:1) dice que Jesús les refirió una parábola sobre la necesidad de orar siempre, y no desmayar. (1Tes. 5:17) dice: Orad sin cesar, sin desmayar, sin rendirnos. 

2-Por que el no hacerlo puede convertirse en un pecado.
(1Samuel 12:23-24) Así que, lejos sea de mi que peque yo contra Jehová cesando de rogar por vosotros, antes os instruiré en el camino bueno y recto. Solamente temed a Jehová y servidle de verdad con todo vuestro corazón, pues considerad cuan grandes cosas ha hecho por vosotros.

3-Porque trae buenos resultados.
A través de la historia bíblica nosotros podemos observar a muchos que obtuvieron respuestas a sus oraciones, la oración para ellos era la fortaleza más grande y el medio para hablar con Dios, Dios actuaba de acuerdo a su sabiduría, lo que significa que la respuesta no siempre es lo que se pedía, pero sin duda alguna que él obra siempre para nuestro bien. (Rom.8:28) Y sabemos que a los que aman a Dios, todas las cosas les ayudan a bien, esto es, a los que conforme a su propósito son llamados.


Pastor. Salomón Altamirano. 
Iglesia Biblica Bautista. Fui llamado a servir como Anciano y Pastor de la iglesia. Dios me ha dado una preciosa familia, Susan mi esposa, y mis hijos Susie y Samuel.

Deja un comentario